Noticia de horror de la semana: Una joven de 27 años fue condenada a ocho años de prisión tras sufrir un aborto espontáneo en un hospital de Tucumán.

El medio local Notas.org relata que Belén llegó al hospital Avellaneda en marzo de 2014 con un aborto en curso. Entró a la guardia con mucho dolor abdominal, junto a su mamá.  El personal médico la atendió, y derivo a Ginecología a causa del abundante sangrado.

Médicos y enfermer@s comenzaron a interrogarla y acusarla desde el inicio. En el área de Ginecología del Hospital Avellaneda fue atendida por la enfermera Verónica Ledesma quien le hizo un interrogatorio acusatorio, según sus propias palabras, sobre su hemorragia: “Me preguntó si me puse algo porque no era normal el sangrado”, contó Belén al medio APA, ella le respondió a la enfermera que había ido al baño con un poco de sangre.

En ese momento un médico le informa que tuvo un aborto espontáneo y que estaba con 20 semanas de embarazo. Belén no sabía que estaba embarazada, lo dijo en su momento en la camilla del hospital y lo dice ahora, desde la cárcel. Por que la dejaron presa “preventivamente”, sin juicio o debido proceso, desde el 2014.

Hospital-Avellaneda-Tucuman-680x365
Hospital que denunció a Belén – Foto: Notas.org

Según cuenta la madre de Belén, una policía salió del baño y dijo que encontró el feto, al cual identificaron de inmediato como el “hijo” de la joven, aún cuando en ningún momento se hizo un estudio de ADN que lo compruebe.

Belén permaneció internada durante cinco días. Cuando se despertó en la Sala de Partos comunitaria con la Policía rodeándola, y médicos forenses que la “revisaban abajo” como dice ella misma ante el juez. Además agregó: “Un enfermero me trajo el feto en una cajita y me insultó por lo que le había hecho. Yo le decía eso no es mío y me decía ‘mira este es tu hijo”.

Las escenas relatadas por la joven incluyen procedimientos que son considerados “formas de tortura y tratos degradantes” por los tratados de derecho internacional.

Belén está presa desde hace dos años y un mes, cuando fue condenada de hecho (sin una sentencia firme) por profesionales de la salud del hospital Avellaneda de San Miguel de Tucumán, por efectivos de la Guardia Policial y por integrantes del sistema judicial de esa ciudad.

El 19 de abril de este año, los integrantes de la Sala III de la Cámara Penal de Tucumán, Dante Ibáñez, Néstor Macoritto y Fabián Fradejas, condenaron a la joven a ocho años de prisión. La causa que se inició contra Belén fue caratulada como “aborto” y luego como “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía”.

belen

Desde que se conoció la sentencia diferentes organizaciones y movimientos políticos y sociales expresaron su total repudio al fallo de la corte tucumana, convocando a una concentración frente a la casa de la provincia de Tucumán, ubicada en Suipacha 140 de la Ciudad de Buenos Aires, el jueves 28 de abril a las 12 hs bajo la consigna #LibertadParaBelén.

¡Alcemos la voz ante esta horrible injusticia!
#LibertadParaBelén

Ilustración de portada: Pixabay