Esta es una de esas noticias que dan pena por lo ridículo y horror por lo machista, al mismo tiempo.

En el vuelo 909 de American Airlines, de Miami a Argentina, 7 pasajeros no soportaron la idea de que su avión estuviese a cargo de dos mujeres como piloto & co-piloto.

Las pocas neuronas disponibles en el cerebro de estas personas, en vez de notar que tener pene o vagina no tiene conexión alguna con la capacidad de pilotear un avión, decidieron bajarse y reclamar que se les devolviera su equipaje para cambiar de vuelo. Generando así un retraso general para todos los pasajeros.

El suceso fue denunciado en redes sociales por el usuario abajo, y corroborado por pasajeros a diversos medios argentinos.

Y es así como el típico “chiste”  machista de que las mujeres son inevitablemente malas al volante toma proporciones mayores cuando un grupo de estúpid@s decide dar por cierta esta pelotudez,  menospreciando el trabajo y aptitud de una persona solo por el hecho de haber nacido mujer.

Mentalidad machista al máximo: Mujeres aeromozas que me sirvan café, tiene sentido. Pero, ¿cómo pilotos? Jamás, mejor me bajo.

Me gustaría decir que esta es la primera vez que escucho semejante idiotez, pero no.

En el 2014 se viralizó una situación similar, en la que un pasajero de una aerolínea norteamericana dejó una nota reclamando al enterarse que el piloto de su vuelo era una mujer.

“El lugar de una mujer no es en la cabina de mando de un avión (….) Me gustaría que me hubiesen avisado que una mujer estaba al mando para reservar otro vuelo” Leía parte de la nota, mal escrita, de este sujeto.

La buena noticia es que estas actitudes sexistas son cada vez menos aceptadas en nuestra cultura. Cada vez más personas se indignan y las denuncian para que no pasen desapercibidas.