El auge de la conectividad online nos ha permitido que vídeos y fotografías sean compartidos fácilmente con millones de personas, generando una comunicación rápida y cercana. Pero hay otra cara de la moneda, que es menos amigable y ha conllevado consecuencias graves y negativas a muchas mujeres: el revenge porn.

El revenge porn, o porno vengativo, es tristemente una expresión muy común hoy en día, que se refiere a la difusión sin autorización de fotos o vídeos de índole sexual por terceras personas, ya sea por mensajes, portal web o redes sociales, publicadas con el objetivo de desacreditar y humillar.

Las víctimas son por lo general mujeres y chicas adolescentes, y suele ser realizado por exparejas, antiguos amigos, compañeros, o simplemente personas desconocidas con malas intenciones que utilizan contenido sensible para la venganza y la humillación.

Habitualmente las fotos o vídeos se publican acompañadas del nombre de la víctima y datos personales, aunque en otras ocasiones también se utilizan para crear perfiles falsos en redes sociales o subir el contenido a páginas web pornográficas y obtener ganancias publicitarias.

porno vengativo
Imagen de FB de Marchas de Las Puntas BS.AS.

Hoy en día, existen muchas web y cuentas en redes sociales como Twitter, Instagram y Facebook, dedicadas a esta criminal tendencia , donde se publican fotos privadas de mujeres o incluso públicas (que están disponibles en sus redes sociales) sin su autorización para objetivos sexuales y discriminatorios

Muchas veces las imágenes son hackeadas de sus correos, móvil o computador, o simplemente son encontradas en celulares robados. En estos medios se suelen observar como los usuarios, que en su mayoría son hombres, usan un lenguaje abusivo y ofensivo hacia la víctima.

Asimismo, se ha visto como medios de comunicación oficiales publican noticias de esta índole e incluso colocan el link para que los usuarios puedan ver las imágenes o el vídeo, esto con la finalidad de generar tráfico a su web y obtener mayores ganancias monetarias.

Miles de mujeres son víctimas del porno vengativo, aunque pocas se atreven a denunciarlo públicamente. Johana Rodríguez contó su horrible experiencia y menciona que este hecho la motivo a tomar acciones para apoyar a otras víctimas.

Abajo compartimos el video Al Rojo Vivo sobre su historia.

Este tipo de prácticas han existido siempre, tal como explica la abogada especialista en Internet, privacidad y reputación, Rosalía Cruz, fundadora de StopRevengePorn,  quien explicó en un artículo de Cosmopolitan  que el soporte digital lo ha facilitado enormemente.

Ahora es muy simple hacer dos clics con un email inventado y subir un vídeo a cualquier web. Mucha gente cree que esto solo te pasa si eres rico o famoso, y la realidad es que solo necesitas que alguien te odie o una pareja con la que hayas acabado mal. Su fin no es ganar dinero con eso, sino fastidiarte; que tu familia deje de hablarte, que seas juzgada por quienes te rodean o hasta que pierdas tu trabajo” comentó sobre el tema.

En ese artículo también mencionan los inicios de esta práctica que ganó notoriedad online en 2010:

Los orígenes del revenge porn como lo conocemos hoy se remontan a 2010, cuando Hunter Moore – condenado ahora a dos años y medio de prisión – decide crear un portal de contenido pornográfico desde el que se alentaba a los usuarios a subir imágenes o vídeos de sus ex en posturas comprometidas junto a su nombre y datos personales.

Al poco tiempo, nuevas webs de la misma calaña fueron apareciendo en otras partes del mundo. La intención de estos traficantes de la privacidad sin escrúpulos era clara: ofrecer la posibilidad a cualquiera de humillar de forma rápida y sencilla a alguien sin tener que dar explicaciones (ni tener que confirmar su identidad o involucrarse más de la cuenta)”.

“¿Lo peor? Si descubrías que estabas en la web y querías disociar tu nombre de tu foto tenías que pagar al portal la suma de 350 dólares. Una extorsión enmascarada ejercida por su propio administrador, el señor Moore explica el post.

Actualmente, existen diversas plataformas alrededor del mundo como Women Against Revenge PornEnd Revenge Porn o la plataforma creada por Johana en Colombia, Ayúdanos a Detener el Porno Vengativo, que luchan cada día por terminar con esta antiética tendencia de la cual también han sido víctimas hombres LGBT+.

revenge porn crimen

Existen distintas entidades que ayudan a borrar cualquier rastro de identidad en Internet, de hecho, Google ofrece la opción de eliminar cualquier información privada de su buscador mediante la opción el derecho al olvido.

La  plataforma española StoprRevengePorn, menciona que: “El revenge porn es una actividad ilícita que puede incurrir en infracciones graves de la normativa de protección de datos personales y, en muchas ocasiones supone además la comisión de uno o varios delitos (revelación de secretos, injurias… )”.

En España, el término revenge porn no figura como tal en la Ley Orgánica del Código Penal, pero sí se contempla un delito difundir o revelar a terceros imágenes o grabaciones de una persona sin su autorización, con una pena de prisión de entre tres meses a un año, o una multa de seis a doce meses. Así como otras prácticas como robo de datos, extorsión o amenaza, a veces también presentes en este tipo de casos.

Pero el problema no es solo las personas que deciden difundir estos contenidos ilegales, sino que también es la cultura que lo apoya culpando y juzgando a la víctimas, y justificando al criminal.

Compartimos el video  de una vlogera que presenció un caso de revenge porn en su universidad, y hace una reflexión sobre esta situación y las típicas excusas que la gente usa para justificar este crimen.

Cierto, muchas veces el consejo más efectivo que se les puede dar a las personas es que no se tomen fotos comprometedoras para evitar el riesgo, y se puede decir que es un consejo razonable, pero también existe otra solución para acabar con esto: el respeto. Cada mujer tiene derecho a tomarse una foto como desee, pero nadie tiene derecho a difundirlas sin su autorización.

Espero que este artículo te haya gustado, si tienes alguna duda, quieres aportar alguna información o simplemente deseas dar tu opinión respecto a este tema tan delicado, no dudes en dejar un comentario.