“Vas a conocer lo que es bueno”, contó que le dijeron mientras la golpeaban y la amenazaban con empalarla.

Se llama Analía “Higui” de Jesús y el 16 de octubre del 2016 fue abusada y agredida por 10 varones que solían hostigarla por ser lesbiana en el barrio de Bella Vista, San Miguel.

Al defenderse apuñaló a uno de los agresores mientras él y los otros nueve hombres intentaban violarla. Cuando llegó la Policía, ella estaba golpeada e inconsciente, los hombres habían escapado y a ella la encarcelaron sin hacerle una revisión médica, acusándola de homicidio, sin tener en cuenta la figura de legítima defensa. Los agresores siguen libres, ella sigue presa.

Higui tras el ataque.

No la revisaron médicos antes de llevarla presa. Tampoco dudaron en hablar de homicidio culposo y de omitir el hecho de que eran diez hombres rodeando a una mujer, lesbiana, amenazando con empalarla. “Vas a conocer lo que es bueno”, contó Higui que le decían mientras la golpeaban.

“Sos una tortillera. Sos una puta. Te voy a hacer sentir mujer. Te vamos a empalar, tortillera”, le gritó el agresor que intentó violarla, la tiró al piso y le rompió los pantalones y el bóxer.  La promesa efectiva de una violación correctiva, de otro femicidio.

En ese momento, Hugui sacó el cuchillo que llevaba escondido y se defendió. El puntazo en el tórax fue mortal, pero no alcanzó a verlo porque siguieron golpeándola y perdió la conciencia en el suelo. No era la primera vez que en el barrio la agredían por ser lesbiana, por eso llevaba consigo un cuchillo casero. Lo único que esta vez la salvó de la muerte fue un vecino que se acercó a disipar los ataques cuando vio que le estaban por romper un adoquín en la cabeza.

Las instituciones no hicieron nada al respecto. La policía descreyó los testimonios de Higui y se rieron en su cara: “¿Quién te va a querer tocar o abusar a vos, si sos horrible?”, le contestaron.

Carolina Abregú, de Defensoría de Género, llegó a la Comisaría 2da de San Miguel por otro motivo y ahí conoció el caso de Higui. “La tuvieron que levantar entre tres. (…) En el barrio vieron lo que pasó, pero no quieren hablar porque están amenazados por los agresores”, expuso.

La abogada criminóloga Raquel Hermida Leyenda tomó el caso el pasado 3 de enero: “El caso es un desastre. La defensora oficial no hizo nada.”, contó a Página 12.

Desde que el caso salió a la luz pública diversas organizaciones, principalmente aquellas abocadas a los derechos de la comunidad LGBT han realizado campañas clamando #LibertadParaHigui

Este es un fragmento del reportaje de La Primera Piedra, lo difundimos con el objetivo de dar a conocer este caso, y  pedir justicia y libertad para Higui. Lee el reportaje completo aquí.