En esta ocasión hablamos con Antonella,  la fundadora de Estudio Melao y especialista en diseño y branding.

Ella nos cuenta todos los detalles de su trayectoria desde los inicios y comparte sus consejos, experiencias y aprendizajes.

¿Tu historia ¿qué hacías antes de decidir emprender?

Antes de decidir estudiar diseño gráfico, quise ser primero médica y luego diseñadora de indumentaria. Comencé ambas carreras pero no me sentía identificada con ninguna de ellas. Luego de meses de terapia y búsqueda me encontré con la carrera de diseño gráfico, su gente creativa, su metodología de estudio en donde proliferaba arte y de repente y de a poquito mientras avanzaba la carrera… me hallé… =)

Después de algunos años de carrera, me di cuenta que necesitaba entrar en el mundo laboral para poder llevar a la práctica lo aprendido porque en el mundo de diseño hay mucha competencia y no te podés quedar atrás ni en conocimientos tecnológicos, ni en experiencia laboral… Hay que de a poco destacarse y empezar a hacer tu camino en un mundo lleno de diseñadores.

Trabajé en estudios de publicidad y de diseño además en una editorial durante 8 años. Pasé de ser pasante o aprendiz, a tratar directamente con clientes, proveedores, imprenta, programadores y liderar equipos de trabajo.

¿Qué te motivó a iniciar tu emprendimiento?

En ese proceso en donde cada vez iba teniendo más responsabilidades me dí cuenta que me encantaba tratar con personas, con sus historias, con sus proyectos. Me encantaba ayudarlos, explicarles el “lenguaje difícil” del diseño y sentir que al final del proceso el cliente se sentía identificado y contento con el trabajo realizado. Además, siempre me gustó liderar equipos, proponer ideas y  pensar soluciones creativas para cada proyecto.

De a poco me dí cuenta que tenía los conocimientos, el gusto y la habilidad para resolver por mí misma los desafíos que se presentaban y me di cuenta que no necesitaba ni quería tener un jefe al que responder, sino hacerme cargo yo del cliente, del desarrollo creativo y del diseño.

¡Así que un día me animé! =)

¿Al inicio, cuáles fueron los pasos claves que tomaste para poner en marcha el emprendimiento?

¡Uh! Muuucha cabeza, sobre todo me interesaba y quemaba la cabeza pensando cómo mostrar de una forma distinta el diseño. Cómo nos íbamos a posicionar, qué tipo de estudio de diseño íbamos a ser. Lo que teníamos claro es que queríamos cercanía con el público, calidez y excelencia en calidad en el diseño.

Después, armar la web, las redes y CLAVE: empezar a circular por el circuito emprendedor para darnos a conocer.

Mails, teléfonos, eventos, presencias, regalos… Y de a poco nos empezaron a contactar y luego a recomendar.

¿Cuáles fueron los principales desafíos que encontraste y cómo los enfrentaste?

Diferenciarse de la competencia en calidad y calidez. Encontrar un precio competitivo, conseguir clientes, detectar cuando un cliente no es “un potencial cliente”,  mantenerlos en el tiempo… Hacerle frente a las copias (si… una vez que armamos nuestro diferencial, nos copiaron también) así que de vuelta a reinventarse para salir del lugar que pasó de ser distintivo y original a un lugar común… Y de nuevo ¡a repensarse!

El emprendimiento es como una plantita que tenés que estar cuidando constantemente. Para crecer y mantenerse todo el tiempo hay que repensarse, reflexionar sobre lo que venimos haciendo, qué sirve, qué no. Es un trabajo full time y a veces lleva más horas que trabajar en una oficina, pero lo importante es que las horas son para uno mismo.

¿Cuáles nuevas habilidades tuviste que aprender para tener éxito en tu emprendimiento y cómo las aprendiste?

Flexibilidad, paciencia, ponerse en el lugar del otro pero a la vez respetarse a uno mismo, saber hacia dónde vas y querés ir. Estar atento a las nuevas tendencias, ver qué pasa en el mundo, en proyectos que no necesariamente tengan que ver con el proyecto de uno y ver qué hacen, qué les sirve y buscar cómo aplicarlo a nuestro proyecto de una forma creativa y nunca dejar de formarse, de leer, de aprender las nuevas tendencias y nunca estancarse.

 

¿Qué consejo le darías a futuras emprendedoras?

Que crean en ellas. Ser emprendedora se siente desde lo muy profundo de tu ser y es una fuerza imparable. Ser emprendedor no es para cualquiera, porque implica sacrificios y un remo constante, pero cuando se alcanza el éxito el placer es incomparable. El que elige emprender sabe que su pasión es indiscutible y es un fuego que no se puede apagar.

Que se animen a soltar lo que les hace mal, lo que está viejo y no sirve y que se animen a pensar la vida de una forma distinta, que uno mismo puede crear su futuro.

Pensar qué es lo que las diferencia del otro, qué tienen de distinto y por qué alguien quisiera consumir lo que están ofreciendo y que se escuchen. Que las voces únicas y propias se escuchan mucho más que las voces ya conocidas y escuchadas.

Yo creo que cada persona tiene una forma única de ver el mundo y eso es lo que las hace interesantes, lo que el público va a querer ver, escuchar y consumir.

Conoce más sobre Antonella en esta entrevista en video y escuchas sus tips para crer una Marca Memorable. 

Entrevista realizada por Querida Emprendedora, una nueva organización hermana que busca conectar y empoderar a mujeres emprendedoras de habla hispana.