En este Día de Brujas, toma un minuto para recordar que las miles de “brujas” que murieron en la hoguera, eran mayormente mujeres que simplemente se atrevieron a desafiar al patriarcado medieval. Mujeres que incomodaban a una sociedad que las quería calladas, obedientes, esclavas, y sin poder alguno para cambiar su realidad.
La caza de brujas era una forma de control social principalmente contra las mujeres, con el objetivo de mantenerlas sumisas y en “su lugar”. 
Mujeres que cuestionaban, mujeres carismáticas, mujeres que tenían un rol prominente, mujeres que contaban con algún tipo influencia mediante su labor, como sanadoras, parteras, o responsables de pequeños negocios, eran un target común de la caza de brujas.
El estereotipo social de las mujeres como seres propensos a la maldad, como las culpables bíblicas del pecado, y como personas en las que no se puede confiar, fue la base que permitió esas masacres multitudinarias de miles de mujeres inocentes.  Se calcula que más de 100.00 mujeres fueron torturadas y asesinadas con el alegato de ser brujas.
Y lo más increíble, es que esa idea social que pinta a las mujeres poderosas como “brujas malvadas” continúa hasta ahora, aunque muchas veces ni nos demos cuenta.
Lo vemos en la política, como las mujeres que llegan o aspiran a posiciones de poder tienden a ser juzgadas negativamente con mayor fuerza que los hombres. Las mujeres que aspiran a grandes cosas son frecuentemente consideradas como “perras” ambiciosas, manipuladoras deshonestas, o sedientas de poder, por querer lo mismo que sus pares hombres. 
Así que este año, no temas recordar a las brujas, y si quieres hasta puedes vestirte fácilmente una.  Olvida la imagen tradicional creada por el patriarcado de mujeres verdes y con verrugas, y también la versión sexualizada de la sociedad actual de brujitas como sex-toys.
Si quieres lucir como  las brujas temidas del medievo, solo te hace falta reclamar tu poder personal y aspirar a más de lo que la sociedad machista te permite.
Somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar