Rafael Correa logra ganar una vez más un puesto en nuestro Muro de la Vergüenza, gracias a sus más recientes comentarios machistas.

En Ecuador, el proceso previo a elecciones presidenciales está tomando los escenarios mediáticos cada día con más fuerza. Los medios de comunicación se abarrotan a diario con las nuevas noticias que se dan en torno a las posibles candidaturas, alianzas, rupturas y demás.

Pero esta semana, una de las novedades llamo la atención principalmente de las ecuatorianas cuando el Presidente Rafael Correa se dirigió a una de las candidatas de oposición, Cynthia Viteri, diciendo

 “Si se dan cuenta lo que está proponiendo Cynthia Viteri… Yo de asesor de Cynthia Viteri le recomendaría que no hable de economía, que hable de cualquier cosa… de maquillaje, no de economía. Da vergüenza ajena”.

(Declaraciones en el minuto 1:16)

 

Las declaraciones causaron una serie de comentarios en redes sociales, unos en contra lo hicieron mediante el hashtag #HablemosdeMaquillaje y otros, por increíble que parezca, a favor.

La ajedrecista ecuatoriana Carla Heredia fue una de las mujeres que alzó su voz en reclamo a través de una carta pública:

“Querido Presidente, 
Te saluda Carla Heredia. Gran Maestra de Ajedrez.
Tengo el gusto de conocerte porque he sido invitada a Carondelet como muchos de los deportistas que pertenecen o pertenecieron (como es mi caso) al plan de alto rendimiento. Como ningún gobierno, apoyaste a los deportistas. Muchos de los deportistas te hemos agradecido por tu firme apoyo al deporte. Hoy tengo el valor de escribirte.

Llevo días creando conciencia porque en Irán quieren obligar a las mujeres a usar hijab durante el Mundial de Ajedrez. No tienen elección, sino lo hacen pueden ir presas o tener problemas con la policía moral. Llevo días informándome sobre las leyes opresivas que existen contra la mujer en Irán. Hoy, no tengo que irme tan lejos para ver que queda mucho que hacer en derechos de la mujer en el mundo y en casa (Ecuador).

Hoy al frente del país y el mundo dijiste: “Yo de asesor de Cynthia Viteri le diría, vea, no hable de economía, por favor, hable de cualquier cosa, de maquillaje pero no de economía. Da vergüenza ajena”

Si Cinthya o cualquier persona hace un argumento erróneo solo hace falta debatir con argumentos, no minimizándola por ser mujer.  Una mujer no es más o menos si usa maquillaje, pero de la forma que lo dices fue despectivo, fue discriminatorio por ser mujer.

Como mujer aprendí a crecer y a luchar en una sociedad que muchas veces me ve como inferior por el simple hecho de ser mujer. Como ajedrecista aprendí a competir por el mundo y que los comentarios misóginos me hagan más fuerte. Aprendí a responder en el tablero y en la vida con argumentos.

Día a día las mujeres en el mundo somos discriminadas en el trabajo, somos calladas por los “machos sabios”, somos consideradas el sexo débil, sufrimos violencia familiar y lo que dijiste hoy, no le hace bien a la mujer ni al país.

Como presidente de la República de Ecuador, tus palabras tienen eco, tus oraciones deberían contener argumentos y no denigrar a la mujer. Las mujeres somos seres humanos. Las mujeres tenemos argumentos, las mujeres también nos equivocamos, pero no es excusa para un trato denigrante.

HOY TENGO VERGÜENZA. NO AJENA, SINO PROPIA. TENGO VERGÜENZA QUE EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DE MI PAÍS NOS TRATE ASÍ A LAS MUJERES.

A la distancia,
Con esperanzas de que te disculpes no solo con Cinthya, con las “gorditas horrorosas” … con las mujeres y ecuatorianos.
Carla Heredia
Mujer. Gran Maestra de Ajedrez.
Equipo Olímpico Ecuatoriano 2016″

Después de la ola de críticas similares a las de Carla Heredia, Rafael Correa en su Enlace Ciudadano al país, se manifestó una vez más a la temática diciendo:

Pero ya las neuróticas de siempre: ‘atentado a la mujer’, se lo he dicho a Cynthia, y no se lo he dicho porque después me sacaron que trabajó en Yanbal, yo ni siquiera sabía que trabajaba en Yanbal(….) ni siquiera sabía, ni me interesa, es por ella, porque se le ve más falsa que un billete de 2,50, porque aparece sin una arruga, sin un barrito, muñequita pastel, y así nos quieren impresionar, puro maquiillaje”.

Declaraciones en el minuto 2:54:34)

 

Es necesario aclarar que los conocimientos sobre economía  (acertados o no) de la política Cinthya Viteri no son el punto de discusión de la presente nota, es el acto y el discurso  discriminatorio y relegador el que debe ser analizado.

Y para ello es indispensable abordarlo desde dos perspectivas: la primera sobre el desconocimiento de las capacidades intelectuales de las mujeres.

Aún en el siglo XXI, las mujeres no podemos hablar de economía, tenemos que hablar de maquillaje porque existe una  idea estereotipada de que nuestras capacidades están solo a disposición de atender un “deber ser” y una idea de la “adecuada  feminidad”. Las ideas retrógradas de que las mujeres solo deberíamos dedicarnos “al maquillaje”, “a la cocina”, “al hogar”, “ a los hijos” siguen aún vigentes inclusive para mandatarios, porque esos son los escenarios históricamente naturales a los que el patriarcado nos ha relegado.

La segunda está relacionada a la valoración estética que el presidente ha realizado sobre el uso de maquillaje de Cinthya Viteri, lo que refleja que aún algunos se creen en el derecho de opinar sobre nuestros cuerpos, sobre nuestras formas de representación en ellos y sobre la forma de expresión de nuestra feminidad.

carta-abierta-rafael-correa

¿Es que acaso si usamos maquillaje, una minifalda, un hiyab o una nariz de payaso  es de incumbencia de alguien más que no seamos nosotras mismas? ¿es que acaso si usamos todo aquello somos menos capaces, falsas o poco inteligentes?

Muy personalmente, mi rutina de maquillaje es de aproximadamente veinte minutos al día ¿y?, es mi cara, mi cuerpo, mi expresión de feminidad, mis decisiones, y si decidiera no hacerlo, también sería mi problema. No necesito que ningún “otro” me recomiende dedicarme al maquillaje, porque si lo quiero hacer sería porque me da la gana y no porque alguien más cree que es a lo que debería consagrarme.

Para este caso no es de interés la afinidad política de Cinthya Viteri, porque no fue criticada por el partido político al que pertenece o la ideología que persigue, sino por ser mujer.

Y siempre será necesario  que las mujeres deslegitimadas y desvalorizadas por el hecho de ser mujeres sean reivindicadas desde todos los frentes posibles, más aún desde la sororidad que otras tengamos al respeto. Pues desearía que las mujeres que a futuro deciden ser candidatas presidenciales no sean juzgadas por lo que deciden poner o hacer con sus cuerpos,  sino que sean valoradas por sus capacidades.